La Real Fábrica de Tapices

En el lugar que hoy ocupa el Palacete de Adanero, se levantaba la “Casa del Abreviador”, donde se instalaron los telares de la Real Fábrica de Tapices de Santa Bárbara, que fundó Felipe V.

Isabel García Regadera, periodista de Onda Madrid, nos cuenta su historia. Al principio, la fábrica fue dirigida por una familia flamenca, que eran los que sabían de estas cosas. Con Carlos III, que puso al frente de la fábrica a Antonio Rafael Mengs, la fábrica alcanzó su época más brillante. Por esta época, se contrata a jóvenes artistas españoles. Uno de ellos era Francisco Bayeu, que era bastante espabilado y tenía fama de ser el mejor pintor de la corte. Bayeu tenía un cuñado llamado Francisco de Goya, que tal vez os suene de algo. Bayeu se trajo a Madrid a Goya para dejarle colocado en la fábrica de tapices.

¡Este es el primer trabajo de Goya en la corte madrileña! Estuvo en la fábrica de Santa Bárbara desde 1775 hasta 1792, cuando su sordera le alejó definitivamente de este trabajo. En tiempos de la Regencia de la Segunda María Cristina allá por 1891, la fábrica se trasladó al lugar donde está ahora, frente al Panteón de Hombres Ilustres y la Basílica de Atocha. Con el dinero que sacaron al vender el solar, se levantó la nueva fábrica, y todavía les sobró un pellizco para levantar un ala del Palacio Real, donde ahora está el Museo de la Armería