Bienvenido, señor embajador

Mi cámara y yo

| 02.02.2018

Ningún embajador puede empezar a ejercer su labor en España hasta que presenta sus credenciales a Su Majestad el Rey. Una ceremonia que apenas ha sufrido cambios desde la época de Carlos III y que nos han permitido vivir en primera persona. Desde la preparación de carruajes, caballos, cocheros y lacayos, hasta el acto protocolario en algunos de los salones más hermosos del Palacio Real.